lunes, 6 de enero de 2014

ANDAMIAJES ESQUIZOANALÍTICOS.

ANDAMIAJES ESQUIZOANALÍTICOS.
Devenires grupales en el hospital Vilardebó


(Presentado en diversos congresos, entre ellos uno de los Internacionales de Salud Mental y DDHH organizado por Madres de Plaza de Mayo, tal vez por 2008-2009)

Resumen:
Consta de la presentación teórico-técnica de dos dispositivos de trabajo grupal e institucional, que se llevan a cabo en el Hospital Psiquiátrico Vilardebó (Montevideo-Uruguay), dependencia de ASSE (Administración de Servicios de Salud del Estado). Se tratan del Taller Grupal de Sala 10 (de pacientes judiciales) y del Taller de Periodismo (que funciona en la Sala 14 de Rehabilitación Psicosocial del Sector Hombres). La formulación teórico-técnica parte de noceptualidades de la obra de Deleuze y Guattari, Gregorio Barmeblitt, Alfonso Lans y Juan Carlos de Brasi (entre otros autores).

AUTOR: LIC. PSIC. ALFREDO FERNANDO PERDOMO MALDONADO

ÁREA TEÓRICO PRÁCTICA: ESQUIZOANÁLISIS.
EJE: Lo grupal: entre la invención de la multiplicidad y la reiteración de lo igual
OBJETIVOS: Lograr presentar dos dispositivos de trabajo grupal e institucional con pacientes internados
TEMÁTICA PRINCIPAL:  Abordar la problemática de la denominada Rehabilitación Psicosocial de los usuarios internados en un hospital psiquiátrico
CONCLUSIONES: Mostrar la utilidad de dispositivos grupales de “índole esquizoanalítica” en el trabajo psicosocial con esta población específica.






ANDAMIAJES ESQUIZOANALÍTICOS
Devenires grupales psicosociales en el Hospital Vilardebó

Siempre he tenido una preocupación por generar una Klínika grupal en mis prácticas psicológicas. Una Klínika diferente de la Clínica, como lo trabajan Baremblitt y Lans a partir de la obra de Deleuze y Guattari. Klínika que viene de Kliné, que significa desvío, Sentido histórico que se aleja del Clinos médico, que intenta pensar la cuestión desde otro lugar. Klínika de la Diferencia, de la Singularidad, de la Multiplicidad. Como señala Juan Carlos De Brasi, siempre hay Grupo – Multiplicidad en la Subjetividad.

Inicié mi praxis hospitalaria, como funcionario contratado (ya que tengo una historia de aprehendizajes anteriores como voluntario en el marco del Programa Puertas Abiertas, quien dirige mi hoy compañero de trabajo Lic. Psic Raúl Penino) en la Sala de Seguridad de Hombres, junto con la colega Mónica Rossi. Juntos intentamos abrir canales de expresión y comunicación subjetivantes que, por diferentes situaciones, quedaron truncos.

A pesar de eso se insistió y se pudo llevar a cabo la Klínika grupal en la Sala 10 de Seguridad, pero que cuenta con un poco más de libertades que en la 11. Con Mónica en principio durante más de dos años, y luego a solas, con la ocasional compañía de algún/a estimado/a Aux. de Enfermería (de esos/as imprescindibles, con el suficiente tacto humano para cumplir una función adecuada en el ámbito de la Salud Mental) o algún estudiante de psicología voluntario. En estos 4 años he logrado con los usuarios desplegar una lógica de trabajo que, por suerte, no permanece igual. Va cambiando, tal vez mejorando, en función del devenir propio del Grupo. Y cuando digo grupo, no sólo hablo de los usuarios, también me incluyo ahí.

Trabajamos una vez por semana, entre 40 y 60 minutos aproximadamente. El devenir nos cambia constantemente. El Taller Grupal tiene cambios en los usuarios, en general no de forma radical, sino que paulatinamente, de a uno o a veces de a dos, y más o menos cada mes y medio o dos meses. Eso posibilita una base Grupal que no cambia tan drásticamente.

En el Taller Grupal la base es la escucha de todos y de todo, con el respeto hacia el otro, sobre todo hacia lo que el otro comunica. Aprendizaje del respeto y la expresión, base para la psico-socialización. El psicólogo oficia de coordinador, administrador de la expresión, y también de señalizador, guía y proporcionador de estímulos (funciones que también suelen ocupar los usuarios). En función del devenir histórico y acontecimental del grupo, de cómo en su devenir se mueve y vive la multiplicidad, se pueden desplegar diferentes tecnologías psico-sociales (o, al decir de Foucault: Tecnologías del yo).

En general se suele dar prioridad a la palabra, pero en ocasiones se puede hacer una lectura, o proponer un dibujo, un texto escrito, etc. Y en esto hay posibilidades infinitas de trabajo, que se seguirán desplegando.
Un efecto visible de este dispositivo (junto con toda la estructura de funcionamiento de la Sala, obviamente, no se puede despegar de la inmanencia del espacio que habitan) está en la cohesión grupal. No quiero decir con esto que se amen todos y estén de maravilla. No, no es el reino de la fantasía. Es un poli-verso tan humano como cualquier otro. Con la cohesión grupal me refiero a esa capacidad de ver en el otro un apoyo, alguien con quien contar, con  quien poder comunicar, con quien poder Habilitarme como Sujeto, con quien sentirme Sujeto. En las personas con Trastornos Mentales graves, una de las fallas principales está en el Yo, que es frágil, inestable.  Sentirse sujeto, sentir que Yo existo, pensar que Yo soy, es una vivencia imprescindible para poder hablar de Re-habilitación o de Efectos Psicoterapéuticos en el Sujeto con estas características. Y esa re-habilitación siempre se hace con otro. Nuestra Subjetividad en esencia es social, como ya señalaron Freud y Marx, entre tantos otros. El Contexto no es sólo eso, es Texto Psíquico, nos compone consciente e inconscientemente, en un proceso holístico psico-bio-social-histórico (y/o, al decir de Deleuze y Spinoza: corporal). La re-composición subjetiva es con otro siempre, otro real que también se internaliza imaginariamente. Base para nuevas capas identificatorias que refuerzen el Yo.

Así que hacer con el otro, producir, hablar, alegrarme, enojarme, disentir, consentir, perdonar, etc….  todos los procesos vinculares propios de los bichos humanos, todos los afectos, todas las afecciones son necesarias para esta re-composición subjetiva. Y el espacio del poner en palabras, de imaginarizar verbalmente también lo real, es fundamental para que ese Yo tenga avances, en la medida de lo posible. Y es central el respeto, nos hace también humanos, más humanos. Respeto por el otro, en su delirio o coherencia, en lo que sea. Respeto como valor ético y subjetivante.

Otro dispositivo del que quería comentarles algo, es uno que lleva más de dos años. Es un proyecto de Comunicación a nivel del Hospital y de Rehabilitación Psicosocial. Desde que la actual Directora Dra. Andrea Acosta propuso la idea de realizar un diario en el hospital, la idea impactó en mí de forma intensamente deseante. Es que desde la infancia soñé con ser periodista, identificado con el protagonista de la serial “V Invasión Extraterrestre” (si mal no recuerdo, su nombre era Mike Donovan), quien era un tipo audaz, muy jugado. Pero el sueño culminó y mi deseo derivó hacia la Psicología. Increíblemente, poco antes de recibirme, el azar me colocó durante unos cuatro meses como periodista de rock en el semanario Manos. Tres años después, trabajo como periodista de Espectáculos en Semanario Trato Hecho. En 2005, por necesidades económicas,  culmino esa odisea de 4 años.

Cuando en el grupo de Rehabilitación del Hospital (formado por profesionales y técnicos de distintas disciplinas) esta idea se propuso, nos agenciamos inmediatamente la colega Mónica Rossi y yo. Raudamente iniciamos un nuevo dispositivo grupal psicosocial: el taller de periodismo, en la sala 10. Ahí comenzamos a experimentar la potencialidad de la producción de materiales para un diario, como herramienta de rehabilitación psicosocial.

El principal problema en la psicosis puede decirse que está en la comunicación. La cuestión es poder salir de un mundo subjetivo cuasi autístico, mono-lógico, muchas veces  indescifrable. Comunicar implica reconocer que hay otro y que tengo algo para decirle. Y que he de encontrar la forma de hacerlo en forma entendible, para que me comprendan.  De eso se trata el sustrato básico deseante de este dispositivo grupal.

Ex – presión es comunicar y, justamente, sacar presión. Es habilitar a una mejor expresión, que el otro comprenda lo que digo. Tal vez así sea comprendido. En la actividad grupal los usuarios tienen que pasar por el proceso de poder escuchar y ser escuchado. Cada uno desde su potencia, con sus virtudes y defectos. Comprender que todos, desde su propio lugar subjetivo, desde lo aprehendido y vivido, pueden aportar. Sentirse capaz de preguntar, proponer, opinar, divertir, reflexionar, mostrar…. y todo aquello que implica la comunicación.

Las dos funciones básicas subjetivantes, estructuradoras del psiquismo, que Daniel Gil denomina función narcisizante (continentación, maternaje, comprensión, ternura, etc.) y función de corte (límites, organización, normas, etc) operan mediante las reglas básicas de funcionamiento direccionadas por el Psicólogo coordinador. Modalidad grupal subjetivante que aporta en el camino de un nuevo re-direccionamiento en la individuación. Necesario tras la desterriorializante y, en general, muy antiproductiva crisis. Camino hacia nuevas tierras subjetivas, nuevas producciones.

Y adviene en muchos de los usuarios el Deseo, que aparece en la forma de la curiosidad. ¿Y qué sucede en las salas de seguridad? ¿De qué manera funciona la huerta? ¿Qué pasa con la comida en el hospital? ¿Qué sucede en otras salas? ¿Cómo funciona el Centro Diurno?

Devenir de preguntas que habilitan la subjetivación del conocimiento. Conocimiento para sí mismo y los compañeros del taller, que no se guarda como un tesoro secreto, sino que se muestra. Momento de compartir con el otro el tierno pan recién horneado. Sentir que el producto circula, comunica, expresa. Que ahí hubo deseos, afectos, pasión, trabajo. Donde algunos aportaron un día, otros varios encuentros, algunos hasta hicieron entrevistas. Otros prefirieron escribir sin estar en el Taller, pero sí pudieron expresar sus ganas de comunicar.

De eso se trata la Re-habilitación en este espacio. Una nueva Habilitación para decir: acá hay deseos de mostrar, de comunicar, de decir que “Yo… también existo”.
El devenir histórico del Taller hasta la actualidad ha estado en estado de permanente experimentación. Comenzó a fines de 2007, coordinado junto con la colega Rossi, con exclusiva participación de los usuarios  de Sala 10. En 2008 se logró en buena parte del año una participación variada, con usuarios de Sala 10 y de las  “salas abiertas” del sector de Hombres. En 2009 se va de Sala 10 y comienza a funcionar en Sala 14, con usuarios de las salas antes mencionadas. Además cuenta con la participación de tres voluntarias estudiantes de Facultad de Psicología de Tercer año, y del colega Penino. El mayor número de coordinadores ha facilitado la expresión de diversas modalidades tallerísticas que han enriquecido las dinámicas y el proceso del Taller.

Este año hemos estado trabajando en el Taller la producción de materiales para un nuevo número. Pero, por otro lado, nos encontramos  con un montón de materiales producidos en el Taller y otros espacios en 2008, que aún esperan su publicación. Ahora, gracias al aporte de un Laboratorio, dado que el Hospital no pudo otorgar fondos, se puede contar con el dinero para la publicación del mismo. El proyecto, de mi parte sobre todo, se tornó más ambicioso. Me propuse  sacar el Diario en un formato adecuado; es decir y valga la redundancia: con el formato de un diario. Si bien debería llamarse a esta altura Anuario, ya que desde 2007 a la fecha hemos podido editar tres números (el 0, 1 y ahora el 2). Tenemos en mente, siempre y cuando se pueda contar con los recursos adecuados, sobre todo para la impresión, poder sacarlo entre tres y cuatro veces al año.

En cierto modo, este proyecto puede decir que se siente hermano de Radio Vilardevoz, con cuya gente tenemos grandes vecindades conceptuales y éticas (además de nuestras diferencias). Es una apuesta técnica y ética también hacia un camino Desmanicomializador posible.
Cabe agregar que este espacio, y me refiero sobre todo al Diario, no es exclusivo de los usuarios. Los funcionarios también aparecen, no sólo dando respuestas a preguntas, sino  también aportando bellos materiales escritos. Esperamos que el uso deseante y comunicante de los compañeros con los que laburamos no se detenga.


BIBILIOGRAFÍA: 

-Amarante, P. “Locos por la vida. La trayectoria de la reforma psiquiátrica en Brasil”. Ed. Madres de Plaza de Mayo.
-Baremblitt, G. “Compendio de análisis institucional”. Ed. Madres de Plaza de Mayo.
-Baremblitt, G. et al. “El concepto de realidad en psicoanálisis”. Ed. Socioanálisis.
-Baremblitt, G. “Psicoanálisis y Esquizoanálisis. Un ensayo de comparación crítica”. Ed. Madres de Plaza de Mayo.
-De Brasi, J.C. “Grupo:Multiplicidad”, en “Dimensiones de la Grupalidad” de Castro, S. et al. Ed. Multiplicidades.
-Deleuze, G. “Foucault”. Ed. Paidós.
-Deleuze, G. “Post-scriptum sobre las sociedades de control”, en: “Conversaciones”, Ed. Pre-Textos.
-Deleuze, G; Guattari, F. “El anti Edipo. Capitalismo y Esquizofrenia”. Ed. Paidós.
-Freud, S. “Psicología de masas y análisis del yo”, en Obras Completas, Tomo 18, Ed. Amorrotu.
-Gil, D; Núñez, S. “¿Por qué me has abandonado? El psicoanálisis y el fin de la sociedad patriarcal”. Ed. Trilce. 
-Guattari, F. “El devenir de la subjetividad”. Ed. Dolmen Ensayo.
-Guattari, F. “Las tres ecologías”. Ed. Pre-textos.
-Kazi, G. “Hacia una Psicología Social Histórica”. Ed. Madres de Plaza de Mayo.
-Lans, A. “Cuerpo e imagen. Clínica de la sociedad de consumo”. Ed. Multiplicidades.
-Lans, A. “Esquizoanálisis. Cartografías clínicas”. Ed. Psicolibros.
-Lans, A. “El esquizoanálisis: una clínica en movimiento”. Ed. Multiplicidades.
-Marx, K.; Engels, F.  “La ideología alemana”. Ed. EPU.
-Penino, R. Exclusión social – Inclusión Manicomial. Presentado en Congreso Internacional de Salud Mental y Derechos Humanos (Buenos Aires, 2007) y en Tercer Encuentro Nacional de Psicólogos de Salud Pública (Montevideo, 2008)

-Penino, R. et al. “Acompañamiento Psicosocial. Proyecto de Pasantía de 4º y 5º Ciclo. Facultad de Psicología - UDELAR”.
-Perdomo, A. “El legado de la Antipsiquiatría”. En: www.imagencristal.com.ar. Presentado en el Primer Congreso Internacional de Salud Mental y Derechos Humanos (Buenos Aires, 2002).
-Perdomo, A. “El cuerpo desde una perspectiva esquizoanalítica”. En: www.imagencristal.com.ar. Presentado en el Primer Encuentro Latinoamericano de Esquizoanálisis (Montevideo, 2004) y en el Tercer Congreso Internacional de Salud Mental y Derechos Humanos (Buenos Aires, 2004).
-Rodríguez Nebot, J. “En la frontera”. Ed. Multiplicidades.

-Rodríguez Nebot, J.(coord.)  “Técnicas Psicoterapéuticas. Abordajes Polisémicos”. Ed. Psicolibros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario